martes, 2 de febrero de 2010

Juego Peligroso Capitulo 14:

CAPITULO 14:


Como no queria que Matt me viese en camison, me puse mi batin favorito, uno rojo de terciopelo precioso. Dijo que tardaria como mucho veinte minutos en llegar, pero acabo llegando el doble de tarde. Me puse nerviosa porque no llegaba, creia que me iban a volver a atacar, o no se. Pero necesitaba verle para tranquilizarme. Hasta llegue a pensar que me estaba volviendo loca, que todo lo que me estaba ocurriendo no era real. Pero si lo era, y yo no estaba loca. Me mire frente al espejo y ahi tenia dos pruebas muy claras de que esto era la pura realidad: mi brazo roto y la cicatriz de mi cuello. Genial. Estaba viviendo una autentica pesadilla. Cada vez estaba mas nerviosa, daba vueltas por la casa en busca de algo que me tranquilizase, pero no lo conseguía. Entonces, se me ocurrio mirar el telefono, aver si habia llamado y no lo habia oido. Habia un mensaje en el buzon de voz, pero no era de Matt, si no de mi padre, diciendo que hoy no iba a ir a dormir a casa, porque tenia mucho trabajo. No me parecio muy raro. Es mas, me parecio hasta bien, no sabia que habría pasado si estuviese mi padre en casa cuando me atacaron.
Por fin llego Matt. Estaba impaciente por contarle lo ocurrido, y el por enterarse. Se lo conte todo con pelos y señales, desde que llegue a casa, hasta que le llame. Le conte tambien que me habian salvado.
-¿Que vamos a hacer? -pregunte yo- ¡ya estoy harta de esto!
- Pues de momento no te puedes quedar en esta casa bajo ningun concepto por la noche, ya que yo no te puedo proteger. Y puede que a la proxima te cojan -me entro un escalofrio- menudos cabrones, hijos de...
¡no me puedo ir! ¿que le diria a mi padre?¿que me tengo que ir porque me han atacado unos vampiros? Ademas, el no se va a querer ir de esta casa, y si no es a mi, le pueden hacer algo a el. No me lo perdonaria en la vida...
pero no podemos hacer otra cosa. Hasta que no matemos a los vampiros que te quieren, no puedes volver aquí de noche.
¿Y si vienes tu?
¿Perdona?
si.....me refiero, a que en vez de irme yo y dejar a mi padre expuesto al peligro, te vienes tu unos dias a mi casa a dormir hasta que haya pasado el peligro o pueda defenderme. ¿No crees?
Es una buena idea, desde luego. Aunque hoy si que me voy a quedar aquí, por si ocurren mas ataques. Ademas, no hay problema porque mis padres se levantan cuando yo ya me he ido. Lo que pasa es que para los siguientes dias necesitare una excusa.
Bueno...el chico que me salvo le mintio al otro para no seguir buscando. Le dijo que nos ibamos una semana de intercambio fuera de Estados Unidos. Puedes decirles eso.
Eso no va a colar. Tal vez le podriamos decir que me voy a quedar unos dias en casa de Damon. Tu amigo puede cubrirnos, ¿no crees?
Puede ser...
Bueno, ¿y de lo demas que tal vas?¿como llevas el brazo?
ehmm...no va mal. La herida del cuello tampoco. Esta cicatrizando muy rapido, por suerte.
Esta bien. Otra preguntita: ¿donde puedo dormir yo?
Pues hay una habitación de invitados aquí al lado, ven conmigo.

Estuve a punto de decir que se quedase conmigo, pero me parecio demasiado lanzado. Aunque despues de lo de esta tarde, me atrevia a hacer cualquier cosa.
Matt ya estaba durmiendo, pero yo no podía conciliar el sueño. Lo unico que hacia era llorar. Lo que no me habia deshaogado despues del ataque, lo estaba haciendo ahora. Pero no era solo por el sock del ataque, si no tambien por el hecho de que parecia que Matt no queria hablar conmigo sobre lo pasado aquella tarde en su casa, o que no queria razonar cuando le hable de aquel chico que me habia salvado la vida.
Me di cuenta de que no conseguiria calmarme hasta hablar con el, asi que me levante de la cama a oscuras y me dirigi a la habitación de invitados donde Matt dormia.
Abrí con cuidado la puerta, y ahí estaba él, durmiendo.
-Perdon, ¿puedo pasar? -dije dando unos pequeños golpes, los suficientemente fuertes para despertarle.
-eh...claro. Pasa, pasa -estaba mas dormido que despierto, pero aun asi no le molesto que le hubiese despertado- ¿que quieres?
necesitaba hablar contigo, no podía dormir.
Esta bien, ven aquí y cuentame que te pasa. Aunque es normal que despues de todo esto estes asustada.
no. no es por eso, Matt. Joder, ya estoy harta de todo, ya no puedo fingir mas. No lo aguanto. Intento pasar de todo esto, pero no, no puedo, yo...- me dirigi hacia la ventana, por donde se veia la fina lluvia que caia desde hace un rato.
Si no me cuentas lo que te pasa no te puedo ayudar.
¿Pero es que no lo entiendes? Con todo esto estas intentando evitar hablar sobre lo de esta tarde. Y a mi me duele que estas cosas no te causen efecto alguno, que las evitases como si nunca hubiesen pasado, como si no te importase nada.

Entonces el comprendio a que me referia:
¿Pero, entonces, te refieres a...? ¿te refieres al beso?
Si, me refiero al beso.
Pero no estoy evitando el tema, solo que no ha habido ningun momento para hablar de eso. Ademas, ¿que tenemos que hablar sobre eso? No lo entiendo...
No es solo respecto a lo del beso.
Entonces, ¿en cuanto a que?
A que te amo, so idiota -dije sollozando, casi no se me entendia cuando hablaba- se que tu no piensas lo mismo sobre mi, pero no lo puedo evitar. No se que haria sin ti. Me querria morir.

Hubo un momento de silencio, que a mi me parecio extremadamente lento e insoportable. Ademas de mi lloro, todo estaba en calma en la habitación. El estaba con expresion de sorpresa, como si no lo supiese de antes. Pero su rostro cambiaba cada dos por tres entre dolor, desconcierto y vergüenza. Por fin, Matt hablo:
escucha. Mira, me ha pillado por sorpresa, no te puedo contestar. Es que...ni aunque quisiese, no te puedo decir nada ahora. Lo siento. Pero por favor, deja de llorar.
¿Puedo dormir a tu lado, por favor?

En vez de contestarme otra vez, se acerco a mi y me abrazo con ternura, como un niño pequeño que abraza a su oso de peluche con cariño. Me llevo a la cama para que me sentase, y con cuidado de no hacerme daño en el brazo herido, me tumbo en la cama y recosto mi cabeza en su pecho. Poco a poco mis sollozos fueron disminuyendo, hasta que me quede dormida en sus brazos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta ¡¡¡¡¡ Siguelaaa Plissss ¡¡¡¡ ^^

Anónimo dijo...

Esta geniial , siiguela ¡¡¡¡

Black Rose dijo...

muchas gracias..!!me alegro que os haya gustado!^^

Publicar un comentario