viernes, 19 de marzo de 2010

Juego Peligroso Capitulo 15:

CAPITULO 15:



Me desperte a la mañana siguiente a las 7 de la mañana. Aunque habia estado despierta hasta altas horas de la madrugada, no tenia sueño. Era mas, el nerviosismo y el cansancio actuaban en mi como si hubiese tomado cafeina: no paraba quieta en ningun momento. Me dolia el brazo herido ya que llevaria toda la noche apoyada encima de el, y por la altura de mi cintura tenia la fina sabana de la cama. Matt. Entonces me di cuenta de que el habia dormido alli, conmigo. Me recoste enseguida para encontrarle con la mirada, pero lo unico que vi fue el resto de la cama vacia. Se habia ido ya. Busque algun indicio por la habitación de que el siguiese aquí, pero no encontre ninguno. Solo habia una pequeña nota encima de la mesilla de noche donde decia que se habia ido y que me habia dejado unos bollos para desayunar en la cocina. Me levante con suma lentitud y me volvi a poner el batin rojo para bajar a la cocina y comerme el desayuno que me habia preparado Matt. Eran de esos bollos de chocolate y nata que una vez comi en un sueño, en su casa, que habian echo que me hubiese puesto enferma. Asi que en vez de comermelos todos, me prepare un vaso con zumo de naranja, ya que el café no me vendria bien para relajarme. Al terminar lave los platos cuidadosamente, los guarde, y me dirigi de nuevo al piso de arriba, a darme una ducha bien fria que me despejase la mente.

No tarde mucho en salir, me seque el pelo con la toalla y me lo cepille, para despues comprobar que la mordedura del vampiro seguia igual de siempre. Me puse un vestido negro bastante sencillo, de algodón y muy fresquito, pese a que estabamos a principios de octubre. Estaba terminando de hacer la cama cuando me percate de que ya eran las diez. Mi padre estaba a punto de llegar y tenia que cubrirme el cuello con algo. Si viese esa cicatriz...le daria algo. Me puse una torera negra con cuello e hice tiempo recolocando todo lo de mi habitación en su sitio hasta que llego mi padre. El ya sabia lo del accidente que hubo en el callejon, asi que no se extraño al verme el brazo escayolado. Dejo las maletas en el recibidor y se acerco a mi casi corriendo para abrazarme. Me pregunto miles de veces que que tal estaba, a lo que yo siempre le contestaba que mucho mejor, no habia porque alarmarle mas de lo suficiente. Volvi a subir a mi habitación, necesitaba hacer algo que me tuviese entretenida hasta que llegase Matt a mi casa. El no habia dicho nada sobre la declaracion que le hice por la noche, lo que queria decir que estaba indeciso. O eso supongo yo que queria decir. Estos pensamientos duraron poco ya que, cuando llegue a mi habitación, encontre sobre la cama el papel donde habia escrito Matt que se iba. Que raro. Juraria que lo habia tirado a la papelera, pero aun asi lo volvi a coger. Estaba del reves, y habia algo mas escrito. Solo ponia: “Huye de aqui”.

Un escalofrio me recorrio la espalda. ¿Quien me habia escrito eso en la nota?¿y como podía haber subido hasta mi habitacion? Estaba aterrorizada. Sali casi corriendo de mi cuarto como si fuese una casa embrujada, le dije a mi padre que salia un rato y cruce el umbral de la puerta que conducia a la calle. Necesitaba tranquilizarme un poco, estaba demasiado alterada, y tal vez el aire me ayudaria un poco a recuperar el aliento y a regular de nuevo los latidos de mi corazon. Me meti por un parque cercano a mi casa que siempre estaba lleno y me sente en uno de los bancos que habia enfrente del pequeño estanque a observar los patos. Habia elegido ese lugar porque era una zona muy transitada, con lo que no me podía pasar nada sin que la gente lo viese. Esperaba que eso funcionase. Pero entonces una voz muy hermosa me sobresalto.

  • ¿estas buscando algo?

  • ¿Que...? - tenia el corazon en un puño por la sorprendente aparicion de aquel individuo. Despues me di cuenta de por que me habia echo esa pregunta: me habia quedado embobada mirando el estanque. Tambien me di cuenta de mas cosas. Ese era aquel chico alto y guapo que me habia salvado la noche anterior de las garras del vampiro.- ¿Que quieres?

  • Creo que en la nota se explicaba mi peticion, ¿no?

  • Entonces has sido tu el que me ha escrito eso y lo ha dejado encima de mi cama. ¿Sabes que el ayanamiento de morada es un delito?

  • Solo estoy intentando protegerte.

  • Ya lo se. Si no, no me habrias ayudado esta noche pasada. Pero no me voy a ir de aquí.

  • Entonces te mataran. Y yo no voy a estar siempre ahi para evitarlo.

  • Nadie te ha pedido tu ayuda. Y si yo me voy de aquí, ¿que pasara con mi familia?

  • No lo se, pero la que importa aquí eres tu.

  • ¡Y una mierda! No me ire sin mi familia ni mis amigos. Sin mi no pueden protegerse.

  • No es que tu te puedas proteger mucho por ahora. Mirate: un brazo escayolado y no tienes ningun entrenamiento de supervivencia.

  • Yo se lo que hago. Ademas, no se porque deberia hacerte caso si nisiquiera te conozco.

  • Te salve la vida.

  • ¿Y? ¡No se ni como te llamas!

  • Pronto lo averguaras. Mas pronto de lo que imaginas.

Solo me gire un momento en la otra direccion y ya habia desaparecido. No entendia nada de nada. ¿Como me podía haber encontrado aquel chico castaño con ojos verdes? Tal vez me habia seguido desde que sali de casa. O mejor dicho, desde mi casa. Y tambien seguia sin entender que queria el chico. ¿por que me ayudaba? No hacia mas que preguntarme cosas que no tenian respuesta, al menos de momento, mientras me dirigia a la salida del parque. Alli tampoco estaria segura. Di un largo paseo por la ciudad, pase cerca de otro parque y del instituto. Ahora mismo tendria que estar en clase de arte, y no por la calle dandole vueltas a la cabeza. Hacia frio, pero no me importo. Por suerte, ya no llovia, habia parado antes de que despertase. Me di cuenta de que ya era la una de la tarde, y decidi volver a casa. Estaba tardando mucho y mi padre se habria preocupado.

Cuando llegue olia a comida, diria que mi padre estaba haciendo pizza...y que se le estaba quemando. Corri hacia la cocina y apague el horno. Cuando saque la pizza estaba completamente chamuscada. Era de estas pizzas precocinadas, ya que mi padre no sabia cocinar, y yo no estaba en condiciones con el brazo asi. El llego justo en ese momento a la cocina, mirando a la pizza quemada.

  • Me parece que le puse mas tiempo del que debia.

  • O mas fuerte de lo debido.

  • Lo siento. No queria que cocinases nada con el brazo asi, asi que la cogi y la puse en el horno. Ya sabes que no se cocinar.

  • No pasa nada papa. Gracias. Aunque habra que quitarle todo lo quemado, o lo que se pueda. Si no, no es comestible.


Nos sentamos a la mesa mientras hablabamos de que tal habia ido la reunion tan larga que habia tenido. Nisiquiera habia sido en Los Ángeles.

  • Pues te he cogido un pequeño regalo.

  • ¿Que?¡Papá!¡No hacia falta, ya lo sabes! Creo que ya tengo suficientes cosas.

  • Pero todavia no tienes nada de este tipo. Ademas, te va a encantar, que te conozco.

  • Bueno, ya te he dicho que no queria nada, pero aun asi muchas gracias papa.

  • No hace falta cariño. ¿Que te parece que ahora nos demos una vuelta por el parque que hay cerca de casa?

  • Lo siento mucho, estoy muy cansada. Ademas, me duele la cabeza. Creo que ahora me voy a tumbar un rato. Y tu deberias hacer lo mismo, acabas de llegar a casa.

  • La verdad es que tienes razon. Me subo un rato a mi dormitorio. Si quieres algo avisame ¿esta bien?

  • Si papa. Gracias de nuevo.

  • De nada cielo. Descansa -se levanto de la mesa, recogio los platos, me dio un beso en la nuca y se fue al piso de arriba- por cierto, tu regalo esta en la habitacion.


Yo me quede un rato mas sentada en la cocina, meditando sobre lo ocurrido, otra vez. Queria contarles a Michelle y Damon todo lo ocurrido, pero no podía, porque les pondria en peligro, y segundo, por que nisiquiera me creerian. Simplemente les estaba ocultando un secreto. Yo nunca les guardaba secretos a ninguno de los dos. Les contaba todo, tarde o temprano, y si no, ellos mismos se daban cuenta. Pero sobre estos ni siquiera sospechaban, ¿como lo iban a hacer si ni yo creia que esto estuviese pasando de verdad?

Y el otro interrogante: ¿que tenia que ver con todo esto Matt?¿como sabe todo lo de los vampiros?¿quien se lo conto? Aunque ya habiamos hablado los dos muchas veces de esto, siempre quedaban preguntas sin contestar, y el nunca mento este tema. Pero estaba dispuesta a correr el riesgo de enterarme, por peligroso que fuese. Y me iba a enterar pronto, tal vez demasiado pronto.

3 comentarios:

tongchen@seattle dijo...

Greetings from USA! I love your blog.
Please visit me at:
http://blog.sina.com.cn/usstamps
Thanks!
-Tong

Black Rose dijo...

thank you very much!glad u liked it!:)

Miss Manhattan. dijo...

Me encanta tu blog, y tus historias, sigue así. =)

Publicar un comentario